E-commerce: una marca de autos cerrará sus concesionarios y venderá únicamente por Internet

Tesla, la firma estadounidense de vehículos eléctricos, confirmó la drástica decisión.

Tesla cerrará todos sus concesionarios en Estados Unidos y comercializará autos únicamente a través de Internet. La decisión, que generó polémica por la cantidad de empleos que se perderán, fue anunciada por la propia firma californiana.

Seguirán abiertos algunos show-rooms a modo de exhibición, pero en ninguno será posible comprar. Allí, solo se podrán observar y solicitar asesoramiento. La medida afecta solo al mercado norteamericano: en el resto del mundo, al menos por ahora, los concesionarios seguirán de pie.

En realidad, los de Tesla no son concesionarios. Son puntos de venta de su propiedad. Todos los locales en los que se comercializan sus productos le pertenecen, a contramano de cómo prefieren trabajar la mayoría de las automotrices en el mundo.

Lo que aduce Elon Musk, fundador de la automotriz que produce vehículos 100 por ciento eléctricos, es que necesita reducir costos para poder ofrecer su modelo más económico, el Tesla Model 3, a un precio de arranque de 35 mil dólares.

«Para lograr este precio y que la compañía se mantenga estable financieramente, Tesla cambió sus ventas únicamente al método online. Ahora se puede comprar un auto en un minuto en Estados Unidos. Y esa capacidad pronto se ampliará a todo el mundo», dice el comunicado oficial.

Pese a esta decisión, Tesla asegura que aumentará el número de talleres de mantenimiento oficiales (se llaman Service Centers), por lo que sus futuros clientes no deberán preocuparse: aunque adquieran el vehículo de manera online, tendrán asistencia física en la posventa.

Eliminar los concesionarios (o puntos de venta) es una medida que, a futuro, otras automotrices podrían adoptar. El año pasado, un informe publicado por Europa Press sostenía que en la próxima década la mitad de ellos podría desaparecer.

Al parecer, las reglas para adquirir un auto nuevo están empezando a cambiar. La pregunta es: ¿hasta dónde llegará esta mutación?

Fuente: https://tn.com.ar