La excepción a la regla: un sector en Argentina no para de crecer, en base al crédito «fácil» y a los pagos sin billetera

A pesar de la crisis, los neobancos se consolidan en un mercado que aún tiene un 50% de no bancarizados. Claves de su crecimiento

Al mal tiempo, buena cara. El refrán, si bien puede pecar de trillado, aplica perfectamente al panorama actual del complejo entramado financiero argentino. 

La crisis económica no dejó sector sin afectar, pero no impidió que 2019 sea un año récord para un sector que, de la mano de su ADN tecnológico, logró expandirse como nunca antes y consolidar su propuesta de la mano de millones de nuevos usuarios.

Desde la Cámara Argentina de las Fintech señalan que el número de empresas creció un impactante 110% entre julio de 2018 y julio de 2019 y que el boom se dio en el primer semestre de este año: en ese lapso, el incremento de las nuevas startups fue de casi un 65%.

Así, el total llega a 223 firmas, que se reparten la torta de un mercado cada vez más competitivo y en el que la innovación es fundamental para sacarle una «cabeza de distancia» al resto del pelotón. 

Hoy, estas empresas emplean a casi 10.000 personas de forma directa, de las cuales el 40% corresponde al área de IT. No se trata de pensar sólo en pesos y dólares, sino también en «unos y ceros».

Según el último reporte de la cámara que nuclea al sector, confeccionado junto con la subsecretaría de Finanzas del Ministerio de Hacienda, en poco tiempo irrumpieron cerca de 60 empresas que se dedican a otorgar créditos «fáciles» (sin tanto «tramiterío» como en bancos tradicionales), 39 a los pagos digitales y 29 son proveedoras de tecnología.

Pero, además de ese grupo, están las abocadas al negocio de las monedas virtuales (25), a los servicios B2B (21), a canalizar inversiones de usuarios (18), al financiamiento colectivo o crowdfundin (16), al rubro de los seguros o insurtech (13) y a la ciberseguridad (4).

Para Ariel Setton, economista especializado en medios de pago, inclusión financiera y bancarización, el impacto positivo de las fintech en la Argentina resulta evidente, ya que «ampliaron los canales de acceso y las funcionalidades a quienes ya usan servicios financieros, al tiempo que expanden el universo de usuarios».

Para el especialista, esto último es lo más difícil de lograr, porque el esfuerzo de incorporar a alguien nuevo es mayor. No se trata sólo de lanzar productos con «aroma» digital, las barreras de entrada deben ser lo suficientemente flexibles como para incluir a la mayor cantidad de ciudadanos posibles.

Bancos digitales, entre cuentas sueldo y boom de tarjetas

En Argentina, las personas «no bancarizadas» aún representan el 50% del total de la población económica activa. Precisamente, hacia allí apuntan sus cañones los neobancos, por ser un terreno fértil al que la banca tradicional no supo entrar sin empantanarse. 

El panorama obligó a estas últimas a acelerar sus planes de transformación digital. El último ejemplo es Naranja, la principal emisora de tarjetas del país, que anunció Naranja X, una fintech cuyo 50% pertenece a Banco Galicia y que demandará una inversión de u$s50 millones.

Actualmente, el ecosistema digital argentino convive entre una expansión constante y un «dejar hacer» del Banco Central que le permite extenderse de la mano de una amplia gama de productos y regulaciones flexibles que, en más de una ocasión, han generado rispideces con la banca tradicional.

Prueba cabal de ello es la implementación del CVU a fines de 2018, que habilita las transferencias de dinero entre cuentas bancarias y virtuales e, incluso, a captar depósitos. Esto les permitió a los usuarios de fintech la posibilidad de disponer de sus sueldos en sus billeteras virtuales, lo que disparó el uso de estas soluciones durante 2019.

Seguir leyendo: https://www.iproup.com/mundo-fintech/7909-cuenta-bancaria-tarjeta-de-debito-tarjeta-de-credito-Fintech-bancos-digitales-por-que-crecen-en-Argentina-con-crisis