«La crisis convirtió al comercio electrónico en un aliado para la búsqueda de precios»

Por Sebastián Di Domenica. El comercio electrónico ha tenido en los últimos años un progresivo y sostenido crecimiento en Argentina. Hasta hace algún tiempo solo rubros particulares, como turismo o tecnología, se llevaban la gran mayoría de las operaciones, mientras que el resto se quedaba con una porción mínima. La generalización de los celulares como herramienta básica para cualquier actividad ha cambiado por completo el escenario.

En la actualidad las costumbres de compra se han transformado, los medios de pago se han multiplicado y el canal virtual ha ganado cada vez más fuerza y adeptos. Hoy todos los sectores juegan en el comercio digital y captan cada vez más compradores remotos.

Los datos relevados durante 2019 son categóricos: solo en la primera mitad del año todo el comercio electrónico creció un 21 por ciento en la facturación (en un año recesivo y que golpeó a todos los sectores), mientras que la cantidad de operaciones aumentó un 50 por ciento.

En diálogo con MicroEconómico Podcast, Gustavo Sambucetti, Director Institucional de Cace (Cámara Argentina de Comercio Electrónico), se refirió a la importancia actual del comercio electrónico en Argentina, a los principales jugadores del sector y a las expectativas hacia adelante. Cabe decir que CACE es una cámara que ya cuenta con 1200 asociados, entre los que se mezclan gigantes como Mercado Libre o pequeñas Pymes que utilizan el canal de ventas digital para evitar intermediarios y lograr mejores precios para sus clientes.

Consumidores hacia lo digital

Sambucettí en el inicio del intercambio destacó que el comercio electrónico ha crecido en el país al incorporar caregorías de compras recurrentes, como alimentos, tickets o indumentarias: «eso hace que el crecimiento sea mayor en la cantidad de tickets que en la facturación. Ha comenzado a ser un hábito en la compra frecuente», detalló. El experto remarcó también que al margen de las operaciones digitales realizadas, hoy la mayoría de los consumidores pasan por distintas instancias virtuales, antes de decidir de manera efectiva una compra (digital o física).

Con relación a la crisis económica, y a si ese factor pudo ser determinante para que mucha gente recurra al comercio electrónico en busca de promociones y precios convenientes, Sambucetti dijo que sí, aunque también aseveró que ese aspecto se sumó al de las nuevas costumbres de compra: «la Argentina hoy tiene un comercio electrónico que ha evolucionado en oferta, y por eso se ha extendido a todos los sectores. Pero a su vez el escenario de crisis convirtió al e commerce en un aliado para la búsqueda de precios de productos necesarios, y ahorrar plata», afirmó.

2020: igual pero con algunos cambios

Al ser consultado sobre las expectativas para 2020, Sambucetti fue optimista y sostuvo que se espera que se mantenga un crecimiento sostenido: «el mercado crece en la medida que la oferta crece», dijo. Y señaló que sería lógico esperar algunos cambios, con relación a las actuales restricciones a la compra de dólares, con por ejemplo un mayor crecimiento en turismo local que internacional.

«Igualmente hay una tendencia global y generacional de los consumidores hacia la compra digital», afirmó.

Menos sucursales, más logística

De manera puntual sobre los beneficios que ofrece el comercio electrónico, Sambucetti explicó que iguala oportunidades, ya que le permite a las pequeñas empresas achicar los niveles de intermediación, para llegar a los grandes centros de consumo. Mientras que al comprador le permite llegar a una oferta más
amplia.

El entrevistado también habló de los empleos que se generan por éste canal de ventas. En tal sentido se refirió a las nuevas posiciones requeridas, como los encargados de marketing digital, los gestores de redes o los responsables de logística, aspecto determinante en el abordaje del almacenaje, el despacho y envío de productos vendidos.

«Hay más generación de puestos en esas áreas, aunque no se abren o se cierran sucursales. Por eso lo que se pierde por un lado, se gana por el otro», explicó.

¿Cómo se divide la torta del comercio electrónico argentino?

En el intercambio, Sambucetti describió a los principales jugadores del comercio digital en Argentina y detalló el porcentaje del mercado que representa cada uno.

Con relación a ese punto comentó: «Mercado Libre representa un tercio de todo el comercio electrónico de Argentina». Y remarcó que en esa plataforma de ventas se mezclan grandes marcas, cadenas y muchas pequeñas empresas o emprendimientos que se han armado a partir de las posibilidades que ofrece la mencionada firma.

Sobre los otros dos tercios restantes, dijo que uno es la versión on line de los grandes comercios de retail físico (marcas que están en los shoppings o grandes supermercados como Carrefour o WalMart). Mientras que el otro estaría conformado por PYMES y también por empresas de turismo que tienen en el comercio electrónico un canal de gran relevancia.

MarketPlaces que avanzan

Ante la consulta sobre si en Argentina existe algún competidor local a Mercado Libre, el entrevistado señaló que han comenzado a tomar fuerza los Market Places, como ocurre en Brasil.

«Hoy Frávega o Garbarino se han convertido en MarketPlaces. Es decir que publican productos de otros vendedores. Y lo mismo está pasando con los bancos. Porque aprovechan la cartera de clientes que ya tienen», afirmó. Y sobre el punto recordó cuando los medios se hicieron eco de la venta de paltas, desde la plataforma de Garbarino: «fue la forma de informar que venden cualquier tipo de productos. Porque tienen tráfico, vínculo con el cliente, logística, medios de pago y aprovechan todo. La información del cliente es clave en la economía moderna», concluyó.

Fuente: https://hipercritico.com/