Anticipo: todas las funciones que va a sumar el cheque electrónico y cómo vas a poder usar el multicheque

Con el depósito, la emisión y el endoso ya implementados, los bancos infresan en «fase II» del Central y se esperan novedades en las próximas semanas

En la transformación digital de los medios de pago, la reinvención del cheque en su versión electrónica, el e-cheq, es seguramente una de las más complejas y revolucionarias. Es que reemplazar la famosa chequera física implica una readecuación a nivel sistémico que está minuciosamente pautada.

Con el depósito, la emisión y el endoso ya implementados, los bancos están entrando en la llamada «fase II» de la hoja de ruta trazada por el Banco Central y que estipula algunas novedades para las próximas semanas.

Una de ellas es el multicheque, un instrumento que, bajo un mismo código de identificación (ID) podrá fraccionarse en varios por montos menores.

Esta segunda etapa también incluye en el cronograma funcionalidades (que primero serán opcionales y luego obligatorias) que prometen extender el uso de esta herramienta y generar volumen creciente: la emisión de cheques no a la orden, la cesión de derechos y el aval, es decir, la garantía para cheques Pyme.

Los no a la orden (que no pueden endosarse) son claves para incorporar a grandes compañías que suelen preferirlos para el pago a proveedores, explican a iProUP en el mercado.

Y, en paralelo, muchas entidades ya están trabajando en la versión para celulares de las funcionalidades vigentes del e-cheq ahora que la autoridad monetaria determinó que queda a criterio de cada una avanzar o no con ese desarrollo.

«Se acordó que todos los bancos lanzarán en forma conjunta el multicheque, que es un cheque que se puede dividir. Por ejemplo, una empresa tiene un cheque por $100.000 para un proveedor, pero a ese proveedor no le conviene descontarlo todo, entonces se podrán emitir 10 de 10.000, todos en un mismo acto y se van a mover en bloque bajo un ID agrupador. En caso de requerirlo, va a ser posible endosarlos todos a un tercero o depositarlos todos«, explica a iProUP Javier Ávalos, jefe producto de Comercio Exterior y Cash Management del Comafi.

El ejecutivo, además, revela: «Nos fuimos reuniendo con el Banco Central de cara a la fase II, aún no oficializada. Se determinó que determinadas funcionalidades no iban a tener tanta utilidad así que quedaron a discreción de cada entidad, según la oportunidad de negocio y demanda del cliente».

«Se va a trabajar en el cheque no a la orden y la cesión electrónica, que es la posibilidad de transmitir la titularidad«, apunta Ávalos. Y añade: «Es un gran cambio porque estamos llevando a una lógica de sistemas a una operatoria manual».

El directivo remarca: «También se incorpora la orden de no pagar, por ejemplo, en caso de robo, si bien la probabilidad es baja tratándose de un e-cheq, ya que estaríamos hablando de fraude informático». Y aclara que para llegar a esta funcionalidad, COELSA, la cámara electrónica de compensación, «debe hacer los desarrollos previos necesarios».

Es que uno de los atributos del e-cheq es que no hay chances de falsificación y resulta posible realizar un seguimiento –»trackear», como se dice en la jerga– a cada uno de los endosantes a medida que pasa de mano en mano. Además, no hay rechazos por errores de confección, bastantes comunes en la metodología tradicional, ya que los sistemas están preparados para que el e-cheq no pueda ser enviado si algo está mal.

Seguir leyendo: iproup.com